Ucrania al borde del abismo

VIENA – Hace siete años la Revolución Naranja de Ucrania alimentó la esperanza de que el país estuviera avanzando hacia una verdadera democracia. Desde entonces, las libertades democráticas se han restringido, la ex primer ministro y líder de la revolución, Yulia Tymoshenko, ha sido encarcelada y el régimen del presidente, Viktor Yanukovych, se ha aislado de la escena internacional. Ucrania se está deshaciendo.

Actualmente, un pequeño grupo de oligarcas que rodean a Yanukovich han secuestrado el poder. Manipulan las elecciones, controlan los medios de comunicación, y están configurando las instituciones del país de modo que sirvan a sus propios intereses empresariales. La condena de Occidente no ha tenido impacto. Mientras dominen las industrias y recursos naturales del país, seguirán teniendo el poder –enfoque que perfeccionó el ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, la figura que toman como ejemplo.

Independientemente de la opinión que se tenga sobre Tymoshenko, su encarcelamiento no se debe a ninguno de los delitos manifiestos que cometió mientras estuvo en el poder. Está en prisión porque ya no tiene ese poder. Esto sienta un precedente peligroso porque crea un incentivo poderoso –el ganador se lleva todo, el perdedor va a la cárcel- para cometer actos despiadados.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/ASOOj6F/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.