Dos aplausos y medio para la Unión Mediterránea

Tal vez haya llegado la hora de ser un poco más generoso con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y analizar el resultado de lo que hace y no la manera en que lo hace.

El lanzamiento original de la Unión Mediterránea estuvo a punto de hundir toda la iniciativa. Aparentemente sin darle a la cuestión demasiada consideración, Sarkozy en un principio propuso un club de estados europeos y principalmente árabes a lo largo de la costa del Mediterráneo. Habría sido, en esencia, una iniciativa ejecutada por los franceses por la que el resto de Europa habría tenido que pagar. Esto no fue bien digerido, en especial por los alemanes.

También existía la fuerte sospecha de que los franceses intentaban encontrar una manera de sobornar a Turquía con una relación que distaba mucho de una integración a la Unión Europea.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/yLckR6i/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.