La apertura tentativa de Turkmenistán

ASHGABAT – Turkmenistán, un país rico en gas natural y localizado estratégicamente en las fronteras de Irán y Afganistán, puede estar a punto de transformarse. Mediante una reforma de su sistema educativo y el acceso a las fuentes mundiales de información para sus ciudadanos, el país podría surgir como líder del cambio en el Asia Central postsoviética y dar un ejemplo de apertura a otras sociedades cerradas, incluyendo a Corea del Norte.

El presidente de Turkmenistán, Gurbanguly Berdymukhamedov, ha anunciado en público repetidas veces sus intenciones reformistas. El mundo debe dar la bienvenida a esta posibilidad y apoyar sus esfuerzos.

Durante 15 años, Turkmenistán fue rehén del culto a la personalidad de su anterior líder, Saparmurat Niyazov, quien se autonombraba Turkmenbashi (“padre de los turcomanos”). Niyazov destruyó el sistema de atención a la salud del país y se olvidó de la pobreza endémica mientras gastaba miles de millones de dólares para convertir a la capital, Ashgabat, en una maravilla de mármol blanco y de oro al estilo de Las Vegas.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/QYcGZfW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.