0

Turquía y el FMI

CAMBRIDGE: Sin advertencia alguna, Turquía se precipitó hacia la crisis financiera. En unos cuantos días, 6 mil millones de dólares en divisas se perdieron para defender a la lira. Sólo quedan 18 mil millones, que apenas durarían una semana más si se hace necesaria una defensa total del tipo de cambio.

A diferencia de otras crisis, esta vez el FMI acudió a tiempo, trayendo tanto el dinero suficiente como los compromisos de política necesarios para que sus planes de rescate pudieran funcionar. Felicidades al FMI por evitar una crisis innecesaria y felicidades también a los dirigentes turcos por seguir las reglas del FMI.

Las políticas del FMI han sido objeto de ataques constantes desde la crisis asiática de 1997. Mientras los sucesos se desarrollan en Turquía, debemos preguntarnos: ¿existen alternativas al régimen del FMI? Me parece que los sacrificios derivados de un periodo corto de tasas de interés altas impuestas por el FMI serán mucho menores que los que sobrevendrían si se impusieran controles al capital o al tipo de cambio y si se diera un colapso bancario.

Turquía ha estado al borde de la crisis durante años. Sus deficit presupuestarios y de cuenta corriente son grandes, su deuda pública es alta, los bancos son malos y la deuda externa de corto plazo es alta en relación a las reservas. La política turca -–que incluye desde abusos a los derechos humanos, el fundamentalismo islámico y una corrupción con raíces profundas—complica las cosas aún más. Con tanto combustible alrededor, es sorprendente que no se hubiera producido un gran incendio antes de ahora.