velasco101_Orbon AlijaGetty Images_worldmappeople Orbon Alija/Getty Images

En defensa del cosmopolitismo

LONDRES – Hoy día, el cosmopolitismo es blanco de muchas críticas en los medios de comunicación. El término "cosmopolita" se suele asociar con "elites": las elites cosmopolitas, dicen a menudo, son las que saborean un cappuccino en la mañana y un pinot noir por la tarde, se trasladan en jets privados a lugares como Davos, y disfrutan de sustanciosas ganancias producto de la revolución digital.

En algún momento de la historia, el anticosmopolitismo encubría el antisemitismo, pero ya no. Actualmente, los cosmopolitas son los "ciudadanos de ningún lugar" de Theresa May, la ex Primera Ministra del Reino Unido, en contraste con los nobles “ciudadanos de algún lugar” que permanecen enraizados en las comunidades que supone están bajo el ataque de la globalización promovida por los despiadados cosmopolitas.

Hay un solo problema con esta narrativa: es profundamente engañosa. Y, por razones políticas, esta confusión es importante.  

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/HjqcXzies