El comercio y el Tercer Mundo

La hipocresía y las negociaciones comerciales van de la mano, como lo demuestra la decisión de Estados Unidos de imponer tarifas a las importaciones de acero. Aunque se espera que la Organización Mundial del Comercio (OMC) declare que esa acción es ilegal, los países en desarrollo se mantienen recelosos. Históricamente esos países (la India notablemente) han afirmado que la OMC es una herramienta de los países ricos y por ello se han resistido a lo que busca hacer. En efecto, antes de la reunión ministerial de la OMC que se celebró hace unos meses en Doha, la línea seguida por la India fue oponerse al lanzamiento de una nueva ronda comercial, a una mayor liberalización en bienes industriales y al uso de sanciones comerciales para castigar a los páises que no lograran cumplir con condiciones laborales mínimas.

La percepción de que la OMC es en gran medida un instrumento de las naciones poderosas industrializadas es correcta en un sentido amplio. Sin embargo, oponerse a ella en todos los frentes es un error. Se necesita un enfoque más sofisticado hacia la OMC (y hacia el Norte en general).

La OMC sostiene que es una organización democrática basada en el principio de un país, un voto. Cualquiera que esté pendiente de la OMC sabe que los países ricos le dan la vuelta a esta "molesta" formalidad democrática cabildeando tras bambalinas para arreglar la agenda con anticipación.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Hlx67zQ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.