0

A Rusia con medios sociales

MOSCÚ – Recientemente formé parte de una delegación del Departamento de Estado norteamericano y la Casa Blanca a Rusia. Nuestra misión era fomentar la cooperación ruso-norteamericana, en cumplimiento de las políticas de Estados Unidos sobre “el arte de gobernar en el siglo XXI” y la diplomacia ciudadana. Todo esto suena muy probo, ya que lo que más les interesaba a los rusos era cómo construir su propio Silicon Valley.

Los rusos pensaban que el camino a seguir era darles a las compañías tecnológicas una cierta cantidad de dinero e instalarlas cerca de una gran universidad. Listo: un nuevo Silicon Valley. Por su parte, la delegación norteamericana suponía que uno puede verter una dosis de redes sociales y crear una sociedad civil. En cuanto a lo que a mí concierne, asistí con mis habituales nociones cínicas, nacidas tras viajar a Rusia cada tantos meses durante los últimos 20 años.

Conformábamos un grupo heterogéneo de nueve expertos en tecnología, entre ellos el CEO de eBay, John Donahoe, el presidente de Mozilla Foundation, Mitchell Baker, y el fundador de Twitter, Jack Dorsey. Y también estaba el actor Ashton Kutcher, de quien yo apenas había oído hablar. A pesar de su fama, resultó ser un tecnólogo serio y un comunicador extremadamente bueno.

Las lecciones que aprendimos en el viaje son relevantes para cualquiera que quiera crear un Silicon Valley, o simplemente una organización “al estilo Silicon Valley” –es decir, capaz de innovar e implementar las innovaciones, generando ganancias, trabajadores felices, emprendedores seriales y una economía moderna y vibrante.