Stephane De Sakutin/AFP/Getty Images

La Gran Bretaña desagradable de Theresa May

LONDRES – La Primera Ministra británica Theresa May advirtió una vez a sus compañeros conservadores sobre el riesgo de acabar siendo conocidos como el “partido desagradable”. Sin embargo, tras 100 días en el gobierno corre peligro de ir más allá todavía, convirtiendo al Reino Unido en “el país desagradable”.

En apenas unos meses, May ha lanzado diatribas contra las “elites internacionales” y ha decidido priorizar los controles migratorios por sobre el acceso al mercado único en las negociaciones de la salida de su país de la Unión Europea. Hace poco, hasta se amenazó a las compañías con tener que proporcionar una lista de sus empleados extranjeros. Y los 3,5 millones de ciudadanos europeos que se han asentado en el Reino Unido han quedado en la incertidumbre de si el gobierno de May garantizaría sus derechos de residencia.

No pasó mucho tiempo antes de que la normalización de la retórica nacionalista afectara las vidas cotidianas de la población inmigrante de Gran Bretaña. De hecho, casi inmediatamente después del referendo del Brexit en junio comenzaron a proliferar crímenes de odio, incluso antes de que May llegara al gobierno. Su actitud parece un síntoma, más que una causa, de un resurgimiento general del autoctonismo en el país.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/XVQkxRO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.