La elección equivocada del Banco Mundial

NUEVA YORK – La selección del candidato americano, Jim Yong Kim, como Presidente del Banco Mundial, en lugar de la ministra de Hacienda de Nigeria, Ngozi Okonjo-Iweala, abrumadoramente considerada una candidata muy superior, es imposible de justificar, pero fácil de explicar. También indica graves peligros para la inacabada tarea del desarrollo.

El proceso de selección adoleció de varias injusticias y falta de transparencia que socavaron la afirmación contraria de los Estados Unidos. De hecho, esas afirmaciones eran idénticas a las obscuridades lingüísticas que predominan en el debate público americano: así como se llamó “pacificación” a los bombardeos en masa durante la guerra de Vietnam, hoy se llama “extranjeros indocumentados” a los inmigrantes ilegales.

Así, el rodillo de la máquina de propaganda americana en pro de Kim, quien viajó a muchas capitales de todo el mundo con el apoyo del Tesoro de los EE.UU. y promesas de liberalidad americana, seguro que sesgó el voto contra Okonjo-Iweala. Al fin y al cabo, el Banco Mundial es una entidad donante, por lo que posibles prestatarios como la India y México, que deberían haber votado por Okonjo-Iweala, actuaron con prudencia y votaron, en cambio, por Kim. El capital humano de aquélla nada pudo frente al capital financiero de éste.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Bykurql/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.