Las mujeres del sueño de Europa

LAUSANA – Nací en 1945. Mi abuelo era judío-alemán. Por suerte, nadie de mi familia inmediata pereció en el Holocausto. Sin embargo, su sombra me siguió a lo largo de mis años de formación. En mi adolescencia, cuando empecé a conocer a mis contemporáneos alemanes, había una reserva e incomodidad iniciales. Pero hablamos, hablamos y hablamos. No se trató de ocultar el pasado, pero había un gran deseo de construir un futuro diferente. Sucedió que me convertí en un ferviente europeísta.

Hace dos décadas, masas jubilosas hicieron pedazos el Muro de Berlín. Hoy, diez países ex comunistas son miembros de pleno derecho de la Unión Europea. Si mi padre reapareciera repentinamente y yo le dijera que Lituania es un Estado miembro, me miraría con escepticismo y se preguntaría qué estaba yo fumando.

La noticia triste es que, a medida que se ha establecido la estructura de la Unión (por ejemplo, el mercado y la moneda únicos), el espíritu de unidad ha muerto. El “proyecto” europeo se ha convertido en un ejercicio de cinismo puro. El ejemplo más triste de ello ha sido la manera en que se ha manejado el asunto de la “Constitución Europea” y el Tratado de Lisboa, así como la forma indecorosa en que se está eligiendo al presidente europeo, un actor esencial de ese Tratado.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/gyh3XV8/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.