Tim Brinton

Los usos y abusos de la ideología económica

LONDRES – Como reza la célebre cita de John Maynard Keynes, “las ideas de los economistas y de los filósofos políticos, tanto cuando son atinadas como cuando son erróneas, son más influyentes que entendidas comúnmente. Los hombres prácticos, que se consideran totalmente exentos de cualesquiera influencias intelectuales, suelen ser esclavos de algún economista difunto”.

Pero sospecho que hay un peligro mayor: el de que los hombres y las mujeres prácticos que desempeñan funciones directivas en los bancos centrales, los organismos reglamentadores, los gobiernos y los departamentos de gestión de riesgos de las entidades financieras suelen sentir atracción por versiones simplificadas de las ideas predominantes de economistas que, en realidad, están muy vivos.

De hecho, al menos en la esfera de la economía financiera, una versión vulgar de la teoría del equilibrio adquirió predominio en los años anteriores a la crisis financiera, al presentar la plena realización del mercado como la cura para todos los problemas y la complejidad matemática separada de la comprensión filosófica como clave para una gestión eficaz de los riesgos. Instituciones como el Fondo Monetario Internacional, en sus exámenes de la estabilidad financiera mundial expusieron, con confianza, la historia de un sistema que se autoequilibraba.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/u6kTON8/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.