0

La promesa desconocida de la libertad de Internet

MELBOURNE – Google se ha ido de China, con el argumento de que ya no está dispuesta a diseñar su motor de búsqueda de manera que bloquee información a la que el gobierno chino no quiere que accedan sus ciudadanos. En las democracias liberales de todo el mundo, esta decisión, por lo general, ha sido recibida con entusiasmo.

Pero en una de esas democracias liberales, Australia, el gobierno recientemente anunció que sancionaría legislación para bloquear el acceso a algunos sitios web. El material prohibido incluye pornografía infantil, bestialidad, incesto, imágenes gráficas de violencia de "alto impacto", todo lo que promueva u ofrezca instrucciones sobre delitos o violencia, descripciones detalladas sobre el uso de drogas prohibidas e información didáctica sobre suicidio en sitios web que respaldan el derecho a morir para los enfermos terminales o incurables.

Una encuesta de lectores publicada por el Sydney Morning Herald arrojó que el 96% de los participantes se oponía a las medidas propuestas, y que sólo el 2% las respaldaba. Más lectores votaron en esta encuesta que en cualquier otro sondeo anterior publicado en el sitio web del periódico, y el resultado es el más dispar.

Internet, como el motor a vapor, es una revolución tecnológica que cambió el mundo. Hoy en día, si uno tiene una conexión a Internet, cuenta con una cantidad de información al alcance de la mano que antes sólo estaba disponible para quienes tuvieran acceso a las bibliotecas más importantes del mundo -de hecho, en general lo que está disponible a través de Internet eclipsa esas bibliotecas, y resulta incomparablemente más fácil encontrar lo que se busca.