La traición de las élites

Actualmente, las élites se sienten inseguras en todas partes. Algunos, si no es que todos los políticos están bajo sospechas de corrupción. Se acusa a los directores corporativos de buscar ganancias personales a corto plazo en lugar de la prosperidad social. A los jefes sindicales se les tilda de retrógrados, a los intelectuales se les achaca la búsqueda de la fama y no de la verdad y a los periodistas se les ataca por complacientes.

Paradójicamente, esta tendencia a criticar a las élites va de la mano de esfuerzos para ingresar a ellas.

Aparentemente, las democracias necesitan élites, pero las encuentran ofensivas. Francia es un estudio de caso de esta esquizofrenia política. Se percibe al viejo sistema elitista francés como el causante de la atrofia en la economía, en el sistema educativo y en la propia democracia. Dado que una sociedad no se “bloquea” sola, se culpa a un grupo pequeño y aislado que percibe cualquier cambio como una amenaza.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/FGomZ10/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.