El nuevo Obama

NUEVA YORK – Después del segundo debate entre el presidente estadounidense, Barack Obama, y su contrincante, el republicano, Mitt Romney, los seguidores de Obama gritaron al unísono: ¡El viejo Obama ha vuelto! El candidato lánguido, indiferente y apagado del primer debate había desaparecido y la figura imponente y admirada de la victoriosa campaña de 2008 había regresado. Como señaló el comentarista, Andrew Sullivan, “lo vi participar como la primera vez… Vi al presidente que yo conocía.”

Sin embargo, ante mis ojos el viejo Obama no había vuelto. Un nuevo Obama había surgido. El de antes era juvenil, carismático, elegante y lleno de esperanza. Su porte era fresco pero también relajado. Su oratoria impresionaba. Su sonrisa podía cautivar a miles.

El Obama del segundo debate –y del tercero- fue más duro, frío, pesimista y sombrío. Había tensión en sus labios. Su discurso entrecortado parecía sujeto a un control constante. Su oratoria no impresionó, no pudo hacerlo. La sonrisa era esporádica y reservada.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ZYXlipc/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.