El terror en la puerta contigua

LONDRES – En un destacado hadith , el profeta Mahoma dijo: “Si amenaza el desorden, refugiaos en el Yemen”. El Profeta se refería al próspero y civilizado Yemen, pero el desorden y la radicalización actuales en el Yemen están empezando a afectar a Arabia Saudí y, por tanto, a la seguridad del mayor productor de petróleo del mundo.

El hadith del Profeta sobre el Yemen ha gozado de una nueva resonancia desde el decenio de 1980, cuando Arabia Saudí –en consonancia con la policía americana– intentó exportar a disidentes internos, el más destacado de los cuales era Osama Ben Laden, yemení nacido saudí, para luchar contra los infieles soviéticos en el Afganistán. Aunque se desvió a la mayoría de los disidentes hacia el Afganistán, los compañeros de Ben Laden en los que éste confiaba más (incluida su mujer) han permanecido principalmente en el Yemen.

A raíz del derrocamiento de los talibanes del Afganistán, Ben Laden y sus seguidores han llegado a considerar el Yemen, junto con el Pakistán, un refugio. De hecho, el Yemen es ahora un caldero en ebullición rebosante de yihadistas que han acudido en tropel hasta allí, porque, como el Afganistán y el Pakistán, tiene unas instituciones estatales débiles y fáciles de manipular.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/dxORry3/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.