La "suequización" de Europa

En la Europa actual, el antisemitismo, el antisionismo y el antiamericanismo han creado vínculos entre si y se han vuelto aún más furibundos. Surgen de una especie de ceguera, combinada con una extraña mezcla de alejamiento, culpa y temor tanto hacia Israel como a EE.UU.

Millones de europeos se resisten a ver a Israel como un país que lucha por sobrevivir. Israel no se puede dar el lujo de perder una guerra fundamental, como ocurriría si el estado democrático judío llegase a su fin. Pero muchísimos europeos creen que algo anda fundamentalmente mal con los israelíes: nunca transan, y prefieren usar medios militares para solucionar problemas políticos.

Algo similar ocurre con la actitud europea hacia EE.UU. Miren a Europa, dicen muchos europeos: hemos erradicado las guerras, el peligroso nacionalismo y las dictaduras. Creamos una Unión Europea pacífica. No vamos a la guerra; negociamos. No agotamos nuestros recursos fabricando armas. El resto del planeta debería aprender de nosotros la manera de vivir juntos sin aterrorizarnos los unos a los otros.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/5rN9uRW/es;