La "suequización" de Europa

En la Europa actual, el antisemitismo, el antisionismo y el antiamericanismo han creado vínculos entre si y se han vuelto aún más furibundos. Surgen de una especie de ceguera, combinada con una extraña mezcla de alejamiento, culpa y temor tanto hacia Israel como a EE.UU.

Millones de europeos se resisten a ver a Israel como un país que lucha por sobrevivir. Israel no se puede dar el lujo de perder una guerra fundamental, como ocurriría si el estado democrático judío llegase a su fin. Pero muchísimos europeos creen que algo anda fundamentalmente mal con los israelíes: nunca transan, y prefieren usar medios militares para solucionar problemas políticos.

Algo similar ocurre con la actitud europea hacia EE.UU. Miren a Europa, dicen muchos europeos: hemos erradicado las guerras, el peligroso nacionalismo y las dictaduras. Creamos una Unión Europea pacífica. No vamos a la guerra; negociamos. No agotamos nuestros recursos fabricando armas. El resto del planeta debería aprender de nosotros la manera de vivir juntos sin aterrorizarnos los unos a los otros.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/5rN9uRW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.