0

El camino a Trípoli

BENGHAZI – En los días que transcurrieron desde la revolución del 17 de febrero contra el líder libio Muammar el-Qaddafi, las fuerzas de la oposición en Benghazi formaron un Consejo Nacional Transicional y un Equipo de Crisis (TNC y CT, por sus siglas en inglés) para desempeñarse como gobierno interino. Los dos grupos se formaron a partir de un corte transversal de la sociedad. Algunos miembros tuvieron cargos altos en el gobierno de Qaddafi; otros fueron activistas sociales. Ambos grupos hoy son bastante populares entre la población en las partes de Libia controladas por los rebeldes.

Pero si las tropas rebeldes no logran avanzar hacia la capital, Trípoli, y en cambio se quedan atascadas con las fuerzas de Qaddafi entre las ciudades de Ajdabiyya y Brega, la oposición se enfrentará a un serio dilema. Un impasse militar podría erosionar su respaldo y hasta perderían credibilidad.

Al formar los consejos, la oposición buscaba lograr un equilibrio entre la experiencia de gobierno, la pericia técnica y el respaldo tribal. En consecuencia, si bien algunos miembros, como el ex ministro de Justicia y presidente del TNC, Mustafa Abdel-Jalil, integraban el gobierno de Qaddafi, otros, como el jefe económico y financiero del CT, Ali Tarhouni, vivieron fuera de Libia durante casi 30 años. Y los poderosos clanes de Tobruk lograron colocar a sus miembros en puestos militares clave.

Es más, los consejos son en gran medida un asunto regional -los miembros provienen principalmente de la región este de Libia-. Aquellos con raíces en las regiones occidentales son esencialmente disidentes que vivieron en el exterior durante décadas. Los funcionarios del TNC admiten que algunos miembros del consejo viven en la zona occidental de Libia, pero se negaron a identificarlos por razones de seguridad.