0

El ascenso del Consenso de Beijing

BRUSELAS – La primera aparición del Presidente Barack Obama fuera de América del Norte –en Londres, Estrasburgo, Praga y Estambul- concentró la atención mundial. Pero lo que ese viaje notablemente no pudo hacer fue ocultar un hecho extraordinario: el ampquot;Consenso de Washingtonampquot; acerca de cómo se debería manejar la economía global es hoy cosa del pasado. La pregunta ahora es qué lo va a reemplazar.

Aunque a menudo se dice que China carece de ampquot;poder blandoampquot;, muchas de sus ideas sobre economía y gobierno están en ascenso. De hecho, en su búsqueda de la estabilidad económica nacional, la administración Obama claramente está dando pasos hacia el tipo de intervención gubernamental que China ha estado promoviendo en las últimas dos décadas.

En este modelo el gobierno, si bien no deja de beneficiarse del mercado internacional, retiene el poder sobre el ampquot;alto mandoampquot; de la economía, a través de un estricto control del sector financiero, políticas de adquisiciones gubernamentales restrictivas, orientación de la investigación y el desarrollo en el sector energético, y limitaciones selectivas a las importaciones de bienes y servicios. Todos estos factores no sólo son parte del paquete de rescate económico de China, sino también del plan de estímulo de Obama.

Claramente, a China le complace ver que ahora Estados Unidos pone el frío cálculo de sus intereses nacionales en la primera línea de su política exterior. “Al buscar dar una mejor vida a la gente de la calle, a uno debería preocuparle más la sustancia que la formaampquot;, declaró Obama en una entrevista justo antes de asumir el cargo. En lugar de obsesionarse con las elecciones, EE.UU. ahora busca crear alianzas pragmáticas para reforzar sus necesidades económicas.  Para esto se requiere, primero que todo, suavizar las relaciones con China y los estados autocráticos del Golfo -principales prestatarios del Tesoro estadounidense-, así como trabajar con Irán y Rusia para limitar los costos de las guerras en Afganistán e Irak.