Paul Lachine

El ascenso y la caída del putinismo

MOSCÚ – ¿Cómo fue que sucedió el “putinismo”, esa mezcla característicamente rusa de política autoritaria y economía dirigista? Y ahora que sucedió, ¿cómo pueden los rusos trascenderlo, para materializar los derechos y las libertades que les prometen en la constitución del país?

Una sociedad civil rusa activa, que pareció surgir de la nada en la Unión Soviética de Mijail Gorbachov de 1989-1990 tras la larga hibernación soviética, retrocedió demasiado rápido. La asombrosa dificultad de la supervivencia cotidiana después del colapso de la URSS obligó a la mayoría de los rusos a concentrarse en las necesidades más urgentes de sus familias. Y cundió la apatía cívica.

De modo que Vladimir Putin llegó al poder en un momento muy conveniente para cualquier líder –cuando la gente está inactiva-. De manera astuta, Putin luego amarró esta apatía a los primeros indicios de crecimiento económico post-soviético para sellar un nuevo contrato social: mejoraría los niveles de vida a cambio de que los rusos aceptaran importantes restricciones a sus derechos y libertades constitucionales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Rua3eAW/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.