0

La resistencia al ascenso de Segolene Royal

Hace dos meses, los actores políticos en París estaban todos de acuerdo: la contienda presidencial todavía no estaba decidida, pero claramente Segolene Royal era la favorita. Ahora, parece que sucede lo contrario. Aunque la contienda no ha finalizado, Nicolas Sarkozy ha salido como el favorito consistente en las encuestas, y también de aquellos que lo declararon casi derrotado a principios de diciembre. El nuevo consenso se puede describir de la siguiente manera: Segolene Royal no puede derrotar a Nicolas Sarkozy pero Sarkozy puede derrotarse a sí mismo.

¿Por qué la candidata socialista, la primera mujer que tenía oportunidades reales de ser elegida Presidente de Francia se vino abajo tan rápido? ¿Y por qué Sarkozy ha mostrado ser tan resistente a pesar de los sentimientos negativos que su personalidad despierta frecuentemente?

Si Segolene Royal pierde no será porque es mujer, sino a pesar de ello. Los franceses ya están preparados para una mujer pero tal vez no ésta. Es bella, enérgica, decidida y sorprendente de muchas formas. En efecto, en temas como la ley y el orden, el respeto a la autoridad y el nacionalismo, vemos que sus posiciones se alejan mucho de lo que se esperaría de un candidato socialista.

Pero hasta la fecha, Royal no ha podido activar el apoyo de su bando. La combinación de confusión y autoritarismo, si no es que de incompetencia pura, de su campaña está agotando la moral de sus seguidores y confirma a la vez las profundas reservas de sus oponentes. Muchos electores franceses, independientemente de sus preferencias políticas, tienen la sensación de que una “amateur” se enfrenta a un “profesional”. Mientras que Sarkozy ha conseguido imponerse en la derecha sin el apoyo de Jacques Chirac, los pesos completos socialistas no se acaban de convencer de darle todo su apoyo a Royal. Su derrota sería también la de ellos, pero su resentimiento por haber perdido la nominación ante ella ha resultado hasta ahora ser más fuerte que sus instintos de supervivencia política.