La Ruta Regional a la globalización del Libre Comercio

MADRID – Con la exangüe Ronda de Doha dando sus últimos coletazos, una nueva oleada de negociaciones comerciales regionales ha asumido de facto la tarea de establecer un régimen de comercio global. La Administración del presidente Barack Obama ha erigido a EE.UU. en pieza central de este cambio, al emprender simultáneamente dos importantes negociaciones: el Acuerdo Transatlántico de libre Comercio e Inversión (TTIP, por sus siglas en inglés) con la Unión Europea, y la Alianza Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés) con 11 países de América y Asia.

Único actor común a ambas iniciativas, EE.UU. está en condiciones tanto de hacerlas progresar armónicamente, cuanto de utilizar los avances de una negociación en contra de la otra. Este último enfoque no sólo afectaría a los países directamente involucrados en ellas, sino que dañaría gravemente la proyección de un sistema global de base jurídica.

La nueva estrategia regional puede tener éxito y proporcionar una base sobre la que construir un régimen de comercio internacional. Pero ello sólo ocurrirá si el TTIP y la TPP son equilibrados y accesibles a la comunidad internacional en general. De lo contrario, se corre el riesgo de provocar costosos desequilibrios globales e incluso fragmentación del comercio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/7QLOlla/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.