El saqueo de Birmania

SYDNEY – Birmania, alguna vez el país más rico del sur de Asia, hoy está sumido en una profunda pobreza. Su economía quedó devastada como consecuencia de casi 50 años de desgobierno económico bajo un régimen militar, los únicos ránkings internacionales que encabeza son los del país más corrupto, del peor sistema de salud del mundo y del gasto más bajo en educación –“galardones” que indican, tristemente, el sufrimiento de su pueblo.

Y aún así, en los últimos años, Birmania también surgió como un productor importante de energía en el sur de Asia. Gracias a grandes campos de gas natural recuperable ubicados en ultramar, Birmania hoy genera sustanciales ingresos en divisas extranjeras.

Actualmente, la mayoría de estos ingresos (entre 1.000 y 1.500 millones de dólares por año, dependiendo de las fluctuaciones de los precios) provienen de Tailandia. El gas de Birmania, entubado a tierra desde el Golfo de Martaban, genera aproximadamente el 20% del suministro de electricidad de Bangkok.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/LgPnFZS/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.