El poder para poner fin a la pobreza

NUEVA YORK - Habiendo crecido durante la Guerra de Corea, conocí la pobreza de primera mano. La veía a mi alrededor todos los días: la viví. Uno de mis primeros recuerdos es caminar por un sendero de lodo hacia las montañas para escapar de los combates, nuestra aldea en llamas a mis espaldas y la incertidumbre que los nos ocurriría a familia y a mí.

La respuesta vino de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales. Con la ayuda de muchos países y amigos, mi país fue capaz de volver a ponerse de pie y seguir adelante tras aquel conflicto terrible y devastador. Gracias a décadas de duro trabajo y el sacrificio de millones de coreanos, la República de Corea pasó de una gran pobreza a la prosperidad en menos de medio siglo.

Como Secretario General de la ONU, todavía estoy viviendo esa historia. Todos los días trabajo para ayudar a poner fin a la extrema pobreza que atrapa a casi mil millones de personas en el mundo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/WQu0mp0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.