El poder para poner fin a la pobreza

NUEVA YORK - Habiendo crecido durante la Guerra de Corea, conocí la pobreza de primera mano. La veía a mi alrededor todos los días: la viví. Uno de mis primeros recuerdos es caminar por un sendero de lodo hacia las montañas para escapar de los combates, nuestra aldea en llamas a mis espaldas y la incertidumbre que los nos ocurriría a familia y a mí.

La respuesta vino de las Naciones Unidas y otros organismos internacionales. Con la ayuda de muchos países y amigos, mi país fue capaz de volver a ponerse de pie y seguir adelante tras aquel conflicto terrible y devastador. Gracias a décadas de duro trabajo y el sacrificio de millones de coreanos, la República de Corea pasó de una gran pobreza a la prosperidad en menos de medio siglo.

Como Secretario General de la ONU, todavía estoy viviendo esa historia. Todos los días trabajo para ayudar a poner fin a la extrema pobreza que atrapa a casi mil millones de personas en el mundo.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/WQu0mp0/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.