0

La Pobreza del Pensamiento Acerca de la Pobreza

La Cumbre Mundial para el Desarrollo Sostenible que tiene lugar en Johanesburgo contempla, como era de esperarse, varias promesas audaces. Pero la reunión en sí misma está destinada a ser un mero ejercicio fútil, pues si con el término "desarrollo" queremos dar a entender desarrollo humano en el sentido más general, el único desarrollo que es sostenible es uno que permita a la gente vivir juntos y en paz y respetando los derechos humanos básicos.

Hay muy poco campo de acción internacional para eliminar la violación de esos derechos en muchos, si no la mayoría, de los países del mundo actual, particularmente aquellos que intentan convertir la "Cumbre de la Tierra" en una caja de resonancia de las críticas contra la incapacidad que han mostrado los países avanzados para hacer más por erradicar la pobreza mundial o por proteger el ambiente.

Por lo menos deberíamos agradecer el hecho de que esos dos temas, la pobreza y el ambiente, serán los principales asuntos a discutir durante la Cumbre de la Tierra. Eso implica retirarse de las fijaciones comunes de los primeros grupos de presión de desarrollo sostenible, temas como el supuesto agotamiento de las materias primas para el crecimiento, o la plena incapacidad técnica del mundo para alimentar a su creciente población, o la biodiversidad.

Las exageraciones de los activistas ambientales ya han sido desentrañadas por la mayoría de los analistas informados. Las leyes de la economía establecen que cuando la demanda por un bien empieza a superar al suministro, el precio se incrementa. Haciendo a un lado a los mercados especulativos de corto plazo, la demanda entonces caerá y el suministro (incluyendo el de bienes sustitutos) se incrementará. Esas leyes han permitido asegurarse que ninguno de los escenarios cataclísmicos de las décadas de 1960 y 1970 -¿recuerdan los pronósticos del "Club de Roma"?-se hayan vuelto realidad. Sin duda, a largo plazo, los precios de casi todos los minerales han mostrado una tendencia a la baja. El mundo no puede agotar ninguno de los recursos minerales.