La política de la sorpresa revolucionaria

DURHAM – Al prenderse fuego, a raíz de una confrontación humillante con la policía, el vendedor de verduras tunecino con título universitario Mohamed Bouazizi desencadenó una ola de protestas en todo el mundo árabe. Varios dictadores árabes que habían ocupado el poder durante decenios ya han sido desalojados de él o se han visto obligados a anunciar que se retirarán.

Pero quienes protestan en El Cairo, Túnez y Saná quieren mucho más. También desean una gestión eficaz de los asuntos públicos, reformas económicas para estimular el crecimiento, el desalojo de los colaboradores, derechos democráticos, libertad de religión (y tal vez también respecto de la religión): en una palabra, una transformación social completa.

En todas partes, los regímenes establecidos han opuesto resistencia. La inolvidable escena de partidarios de Mubarak cabalgando camellos y caballos y golpeando a manifestantes egipcios expertos en las nuevas tecnologías de la comunicación es una señal de que el orden antiguo no cederá sin combatir.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/zQF40iu/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.