0

Charles Taylor sigue sin ser sometido a la justicia

Pese a haber estado exiliado durante dos años, el ex Presidente de Liberia Charles Taylor sigue ocupando un lugar preponderante en las primeras elecciones del país desde el fin de su brutal guerra civil, pero, pese al advenimiento de unas verdaderas elecciones democráticas, Liberia y toda el África occidental quedarán atrapadas en un inacabable ciclo de violencia, a no ser que Taylor sea condenado por crímenes de guerra.

Las elecciones presidenciales que se celebrarán el 11 de octubre podrían contribuir a que Liberia siguiera un nuevo rumbo, pero la larga y dura mano de Taylor ha intervenido en la campaña, por lo que su impunidad constituye una burla de la justicia internacional.

Nigeria, que ha concedido refugio a Taylor, está obligada a entregarlo al Tribunal Especial para Sierra Leona, creado por las Naciones Unidas en 2003, para juzgar a los responsables del derramamiento de sangre habido en el África occidental en el decenio de 1990. De hecho, de Nigeria depende ahora la clave para la paz en la región.

Pero el Presidente Olosugun Obasanjo de Nigeria ha hecho oídos sordos hasta ahora a los llamamientos para que entregue a Taylor. En cambio, Taylor está alojado en una quinta en las arenosas playas de Calabar en la costa sudoriental de Nigeria, mientras que protagonistas decisivos del escenario político internacional –incluidos Francia, el Reino Unido y Sudáfrica- guardan silencio.