0

La próxima revolución industrial

NUEVA YORK – Un nuevo acuerdo global para enfrentar el cambio climático no sólo será bueno para los negocios. Es crucial para alcanzar un crecimiento sostenible de la economía global.

Mientras nos acercamos a las conversaciones sobre el clima global en Copenhague este mes de diciembre, gran parte del debate se centra en los supuestos conflictos de intereses entre las grandes empresas y el clima. Este argumento se basa en la idea de que a las empresas no les gusta el cambio, y en particular el cambio generado por políticas o regulación gubernamentales.

Este es un error de concepción grave, y también subestima la gravedad de las opciones a las que nos enfrentamos como empresarios y ciudadanos.

Pero las empresas prosperan con el cambio. Las grandes compañías de hoy alguna vez fueron un grupo de personas que vieron surgir una oportunidad, una demanda que podía crecer, un cambio que hacía que algo nuevo fuera posible.