El nuevo orden de Oriente Medio

En algún momento de este mes, el presidente George W. Bush anunciará -a regañadientes- una nueva política para Estados Unidos en Irak. Se necesita una nueva política no sólo para detener la caída de Estados Unidos en la impotencia mientras intenta impedir que Irak entre en una espiral que derive en una guerra civil de gran escala, sino también porque el mapa del poder en Oriente Medio cambió drásticamente.

Ese mapa ha sufrido un flujo constante en los últimos 60 años, durante los cuales los principales actores -Egipto, Irak, Arabia Saudita, Siria, Israel e Irán- formaron y rompieron alianzas. Ahora está surgiendo algo parecido a una línea divisoria, y si Bush finalmente empieza a entender la dinámica de la región, tal vez pueda diseñar una política con posibilidades de éxito.

Este realineamiento regional se caracteriza por el surgimiento de una alianza de facto que no se atreve a decir su nombre. Israel y Arabia Saudita, aparentemente los aliados más improbables, se unieron para contener a su enemigo común: Irán, con su creciente influencia en Irak, el Líbano y Palestina. Irán no sólo amenaza a Israel (y a la región) con su deseo de contar con capacidad nuclear y con sus militantes chiítas que actúan por poder; también pretende usurpar el papel tradicional de los regímenes árabes sunitas moderados como los defensores de los palestinos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/vnRA7R6/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.