0

Los islamistas modernos del Magreb

FEZ – Poco más de un año atrás, la Primavera Árabe desató un cambio dramático en todo el mundo árabe. Movimientos populares llevaron una variedad de partidos políticos declaradamente islamistas al poder, sustituyendo a antiguos regímenes ampliamente seculares. La implicancia que esto tendrá para esos países, y para la región, es uno de los interrogantes geopolíticos centrales de hoy.

En el norte de África, dos partidos islamistas han llegado plenamente al poder mediante elecciones democráticas: al-Nahda (Renacimiento) en Túnez, donde comenzó la Primavera Árabe, y el Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD) en Marruecos. Ambos hoy lideran nuevos gobiernos de coalición.

Mientras que una revolución popular produjo un cambio de régimen en Túnez, Marruecos experimentó una transformación pacífica que dejó a la monarquía en su lugar. El pasado mes de julio, los marroquíes votaron de manera abrumadora a favor de que se aprobara una nueva constitución que traslada el poder ejecutivo del rey al primer ministro, que ahora será plenamente responsable del gabinete, la administración pública y la implementación de las políticas gubernamentales.

El rey conserva algunas prerrogativas, tal como la autoridad para elegir al primer ministro (del partido mayoritario del parlamento) y al jefe del ejército. Es más, al igual que los jefes de estado en otros sistemas parlamentarios, tiene el derecho de designar a los ministros de gobierno y los embajadores, disolver el parlamento y destituir al gabinete.