Los jemeres rojos procesados

Estos días hay sospechosos de haber cometido crímenes de Guerra -desde Rwanda hasta Serbia, pasando por Sierra Leona- procesados. Docenas de ellos están aún fugitivos, pero sigue habiendo esperanzas de que también ellos afronten a la justicia. No es así en el caso de los perpetradores del genocidio camboyano del decenio de 1970. Siguen libres y nadie los busca.

Una cuarta parte de los ocho millones de habitantes de Camboya fue ejecutada, murió de hambre o sucumbió a las enfermedades durante el gobierno de los jemeres rojos en el período 1975-79. No ha habido un juicio auténtico ni una comisión de la verdad ni reconocimiento oficial de uno de los crímenes más atroces de la historia humana.

A consecuencia de ello, muchos camboyanos nacidos a partir de 1979 no entienden el alcance ni la gravedad de las atrocidades. Entretanto, la angustia y la aflicción de los supervivientes -casi todos los cuales perdieron a seres queridos- no han recibido reparación.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/i9iSfOY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.