33

¿Por qué hay tan poca inflación en Estados Unidos?

CAMBRIDGE – ¿A qué se debe la coexistencia en Estados Unidos de flexibilización cuantitativa y estabilidad de precios? O, como oigo decir a menudo: “¿Por qué la gran emisión monetaria por parte de la Reserva Federal no provocó más inflación?”

Es indudable que la inflación viene manteniéndose en niveles muy bajos. En los últimos cinco años, el índice de precios al consumidor creció a un ritmo anual de apenas el 1,5%. Y la medida de inflación preferida por la Reserva Federal (el índice de precios para gastos de consumo personal, con exclusión de alimentos y energía) también creció a un ritmo de apenas el 1,5%.

En cambio, durante el mismo período la compra de bonos a largo plazo por parte de la Reserva Federal llegó a niveles nunca antes vistos: más de dos billones de dólares en bonos del Tesoro y títulos con garantía hipotecaria, es decir, casi diez veces el volumen anual de compra de la década anterior. Solamente en el último año, el stock de bonos en el balance de la Reserva Federal aumentó más de un 20%.

La historia muestra que en la práctica, un crecimiento veloz de la masa monetaria impulsa niveles altos de inflación, como quedó bien claro durante la hiperinflación de los años veinte en Alemania y la de los ochenta en América Latina. Pero incluso variaciones más pequeñas del ritmo de crecimiento monetario en Estados Unidos se han reflejado en cambios análogos en la tasa de inflación. Durante los setenta, la oferta monetaria en Estados Unidos creció a un ritmo anual promedio del 9,6% (el valor máximo de todo el medio siglo anterior) y la inflación promedio llegó al 7,4% (también un máximo en ese mismo período). Pero en los noventa, el crecimiento monetario promedio llegó solamente al 3,9% y la tasa de inflación promedio apenas alcanzó el 2,9%.