Las promesas incumplidas de asistencia del G8

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio son las metas convenidas a nivel mundial para reducir la pobreza, el hambre y las enfermedades. Establecidos en 2000, tendrían que alcanzarse para 2015. Estamos ahora a medio camino. Hasta la fecha, a pesar de las infinitas declaraciones sobre el aumento de la asistencia a los países pobres, los países ricos del G8 están incumpliendo su parte del trato.

El cinismo abunda en esta materia. En la cumbre del G8 de 2005 en Gleneagles, los países miembros prometieron duplicar la asistencia destinada a África para 2010. Poco después de la cumbre, fui invitado a una pequeña reunión de alto nivel para discutir su seguimiento. Pedí una hoja de cálculo que mostrara el aumento anual planificado y la asignación de tales incrementos por donantes y países receptores.

La respuesta que recibí fue escalofriante. ”No habrá hojas de cálculo. Estados Unidos ha insistido en que no las haya”. La cuestión era clara. Aunque el G8 había hecho una promesa manifiesta, no había un plan para cumplirla. En efecto, había instrucciones precisas de que no habría tal plan.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/iGtpQ9Y/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.