2

El futuro del poder

CAMBRIDGE – Es poco probable que en el siglo veintiuno haya un gobierno global, pero ya existen diferentes grados de gobernabilidad mundial. El planeta cuenta con cientos de tratados, instituciones y regímenes para el control de las relaciones entre estados, que abarcan las telecomunicaciones, la aviación civil, los vertidos en los océanos, el comercio y hasta la proliferación de armas nucleares.

Sin embargo, estas instituciones rara vez disfrutan de autonomía y está por verse si las grandes potencias de este siglo estarán a la altura de este papel.

A medida que aumente el poder de China e India, ¿cómo cambiará su comportamiento? Irónicamente, para quienes prevén un mundo tripolar de los Estados Unidos, China e India a mediados de siglo, los tres -que además son los más poblados del mundo- se encuentran entre los que más protegen su soberanía.

Algunos argumentan que nuestras instituciones están lo suficientemente abiertas y son lo bastante adaptables para que China vea que va en su propio beneficio convertirse en lo que Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, llamó una vez "una parte interesada responsable". Otros creen que China deseará imponer su propia marca y crear su propio sistema institucional internacional a medida que vaya ganando poder.