2

El genocidio olvidado

NUEVA DELHI - Hace exactamente 40 años el régimen militar paquistaní de Yahya Khan inició la "Operación Reflector" en marzo de 1971. Esa expedición militar no fue sino la última de una serie de matanzas realizadas para intimidar a la población descontenta e inquieta de lo que se llamaba entonces Pakistán Oriental, la Bangladesh independiente de hoy. Lo que siguió fue una de las peores masacres en la historia humana, hoy casi olvidada por la comunidad internacional.

Pakistán fue creada por la partición de la India británica en 1947, pero su territorio se dividió en dos enclaves separados por cientos de kilómetros. Si bien compartían una religión, el Islam, había grandes diferencias culturales y lingüísticas entre el Pakistán Occidental y Oriental.

En el este, había un fuerte sentido de ser bengalí y una considerable minoría hindú siguió viviendo en la provincia. Además, había un gran resentimiento por el hecho de que el poder político estuviera en manos de políticos y generales occidentales que manifestaban una clara insensibilidad a las demandas bengalíes. A muchos les parecía que, con la creación de Pakistán, Pakistán Oriental no había hecho más que pasar de una forma de colonialismo a otra. A medida que las demandas bengalíes por autonomía cobraron impulso, la respuesta se volvió más represiva.

En noviembre de 1970, el ciclón tropical "Bhola" azotó Pakistán Oriental, matando a entre 300.000 y 500.000 personas. Bhola se sigue considerando uno de los peores desastres naturales de la historia, y los tibios esfuerzos de socorro de la dictadura militar indignaron a la población bengalí.