0

El folclore de los recuerdos enterrados

Uno de los temas más controversiales a que se enfrentan actualmente la psicología y la psiquiatría es la manera en que las víctimas recuerdan los traumas. Muchos teóricos clínicos de los traumas piensan que el combate, la violación, y otras experiencias terroríficas aparentemente se graban en la mente para nunca olvidarse.

Otros difieren y sostienen que la mente se protege a sí misma al expulsar de la conciencia los recuerdos traumáticos, lo que hace más díficil para las víctimas recordar sus experiencias más terroríficas hasta que, muchos años más tarde, se sienten seguros para hacerlo. Si bien se reconoce que los traumas frecuentemente son demasiado memorables, estos teóricos clínicos de los traumas afirman que un estado conocido como "amnesia traumática disociativa" hace que una gran minoría de las víctimas sea incapaz de recordar sus traumas, precisamente porque fueron tan abrumadoramente terroríficos.

Sin embargo, estos teóricos clínicos de los traumas no argumentan que los recuerdos "reprimidos" o "disociados" de eventos espantosos sean inertes ni benignos. Al contrario, estos recuerdos enterrados envenenan silenciosamente la vida de las víctimas y dan lugar a síntomas psiquiátricos aparentemente inexplicables y por lo tanto se deben exhumar para poder sanar.

Este no es un debate académico común. La controversia ha rebasado los laboratorios de psicología y las clínicas psiquiátricas, ha captado los titulares de noticias, motivado cambios legislativos y afectado los fallos de procesos judiciales civiles y de juicios criminales.