9

Cinco años de no reforma financiera

STANFORD – Cinco años después que el colapso de Lehman Brothers desató la mayor crisis financiera global desde la Gran Depresión, sectores bancarios sobredimensionados han hecho añicos las economías de Irlanda, Islandia y Chipre. Los bancos en Italia, España y otras partes no están prestando lo suficiente. El auge del crédito en China se está convirtiendo en un fiasco. En resumen, el sistema financiero mundial sigue siendo peligroso y disfuncional.

Peor aún, a pesar de años de debate, no se ha alcanzado un consenso sobre la naturaleza de los problemas del sistema financiero -mucho menos sobre cómo solucionarlos-. Y eso parece reflejar el poder político de los bancos.

Por ejemplo, Vince Cable, el secretario de negocios del Reino Unido, recientemente acusó a los reguladores del Banco de Inglaterra -a quienes calificó de "talibanes del capital"- de frenar la recuperación económica del país al imponer reglas excesivas a los bancos. Cable parece creerles a los lobistas de los bancos cuando dicen que el préstamo y el crecimiento se verían afectados si se obligara a los bancos a "tener más capital".

Estos argumentos de los altos responsables de las políticas económicas no son exclusivos del Reino Unido; pero son falsos y engañosos. El capital bancario no son reservas en efectivo que deben "ahorrarse"; es dinero no prestado que se puede usar para otorgar préstamos.