0

La batalla de la Unión Europea por Turquía

Cuando los organizadores de los recientes atentados en Estambul lanzaron a sus bombas humanas en contra de sinagogas y oficinas británicas, tenían varios públicos en mente. Uno de ellos (tal vez el más importante) son los ciudadanos de la Unión Europea, a la cual la clase política de Turquía se quiere adherir lo más pronto posible.

La batalla por la membresía de Turquía en la UE se librará en muchos frentes: en el país mismo, donde el gobierno está implementando actualmente reformas importantes para alcanzar el estatus de candidato; en las mesas de negociaciones, una vez que el Consejo Europeo autorice a la Comisión en diciembre de 2004 para iniciar pláticas formales de adhesión; y entre el público de los países miembros.

De los tres frentes, el último será el más arduo. La mayoría de los ciudadanos de la UE se muestran inquietos ante la posibilidad de la membresía turca. Los responsables de las atrocidades en Estambul podrían haber calculado que el terrorismo islámico aumentaría esa inquietud.

Tradicionalmente, los ciudadanos de la UE siempre han aceptado a los nuevos miembros que han hecho fila para unirse al club, desde el núcleo original de seis países hasta los 25 que formarán la Unión en 2004. De ser una comunidad exclusivamente europea occidental, la UE ha expandido sus fronteras en todas las direcciones.