5

El euro espera su veredicto

WASHINGTON, DC – La creación del euro hace diez años fue un experimento singular y audaz. Ahora, el resultado es muy dudoso, -que el euro sobreviva o que los europeos hagan bien en conservarlo. Sin embargo, si la eurozona sobrevive promete grandes ventajas para los Estados miembros –y tal vez para el mundo.

El euro es una moneda fijada estrictamente entre los miembros: los países participantes aceptaron un tipo de cambio inicial frente a sus divisas existentes y no planearon un mecanismo de salida. Actualmente, un número creciente de europeos están buscando discretamente la forma de poder salir.

El euro tiene similitudes importantes con versiones del antiguo patrón oro, bajo el cual los países fijaban los tipos de cambio entre sus monedas mediante el establecimiento del precio al que su moneda nacional podía canjearse por oro. Ahora, algunos son fuertes partidarios de la idea de que el patrón oro era sinónimo de estabilidad económica y financiera. Pero eso va totalmente en contra de los datos históricos: la era del patrón oro está llena de ciclos de auge y caída propiciados por un excesivo endeudamiento de los gobiernos, las empresas y los individuos.

Hay tres diferencias entre el euro y el patrón oro –ninguna de ellas es particularmente tranquilizadora en este momento.