2

¿Una Paz Europea para Israel?

MADRID – Mientras la atención mundial se centra en los dramáticos acontecimientos que se suceden en Oriente Medio, los numerosos desafíos que se ciernen sobre Israel han pasado a un segundo plano. Israel se enfrenta, en efecto, a uno de los períodos más peligrosos de su existencia: no sólo no se resuelven los problemas de siempre, como la amenaza de un Irán con armas nucleares, sino que  todos sus vecinos se encuentran inmersos en -o abocados a- conflictos y revueltas. Y, aunque las conversaciones de paz con Palestina se han reanudado con la mediación de EE.UU, es más que probable que éstas terminen fracasando.

En este contexto, destaca la reciente y prometedora iniciativa de la UE. En una muestra inusual de determinación, la UE ha publicado las directrices que prohíben toda financiación y cooperación del bloque con las empresas israelíes que operan en la Cisjordania y Jerusalén Este. Este determinado movimiento por parte de la UE podría presagiar un giro en la negociación en aras de la tan esperada resolución del conflicto israelí-palestino.

Y el giro es necesario ya. Especialmente teniendo en cuenta el caos sin precedentes a lo largo de todas las fronteras de Israel. En Egipto, el ambiente tenso y polarizado tras el derrocamiento militar del presidente Mohamed Morsi podría desembocar en un conflicto civil. En efecto, y si bien Israel inicialmente mostró su preocupación por un gobierno islamista en la frontera del Sinaí, el valor de los Hermanos Musulmanes -su capacidad de influir en Hamás, la fuerza política dominante en Gaza- se manifestó enseguida. La idiosincrasia y planteamientos del nuevo régimen liderado por los militares están aún por ver.

Mientras tanto, la guerra civil en Siria ha comenzado a extenderse a los Altos del Golán. La introducción de armas químicas así como la posibilidad de una intervención militar occidental, amenazan con arrastrar a Israel al conflicto. Los efectos del desbordamiento de la crisis siria también han desestabilizado el Líbano –destaca, en este sentido, la reciente ola de violencia sectaria- y amenazan con arrastrar a Jordania lastrada por más de 500.000 refugiados sirios.