0

La UE avanza por fin

Con mucho ruido y conmoción, la Unión Europea ha soslayado la catástrofe -pero por poco-. Estuvo bastante cerca. En un esfuerzo conjunto, se evitó una crisis importante que habría dividido abiertamente a la Unión durante los próximos años y que habría convertido a Europa en un hazmerreír global.

La UE se empantanó hace dos años cuando Francia y Holanda le dijeron no a la constitución europea. Con el nuevo acuerdo, la Unión una vez más ha empezado a moverse.

Si bien el mandato para una conferencia intergubernamental destinada a desarrollar un nuevo tratado creará algo menos que una constitución, el futuro tratado avanzará mucho más allá del actual Tratado de Niza -siempre que las cosas salgan de acuerdo con lo que se ha acordado-. Pero todavía es necesario superar dos escollos importantes: la conferencia intergubernamental y la ratificación a través de los parlamentos nacionales o mediante un referendo en todos los Estados miembro.

Aún así, la canciller alemana, Angela Merkel, puede estar orgullosa de lo que se alcanzó. Es su primer éxito real en la diplomacia internacional. Ese viernes a la noche en Bruselas implicó decisiones muy reales y difíciles. La canciller alemana hizo una apuesta elevada y ganó. Merece respeto y reconocimiento.