La UE avanza por fin

Con mucho ruido y conmoción, la Unión Europea ha soslayado la catástrofe -pero por poco-. Estuvo bastante cerca. En un esfuerzo conjunto, se evitó una crisis importante que habría dividido abiertamente a la Unión durante los próximos años y que habría convertido a Europa en un hazmerreír global.

La UE se empantanó hace dos años cuando Francia y Holanda le dijeron no a la constitución europea. Con el nuevo acuerdo, la Unión una vez más ha empezado a moverse.

Si bien el mandato para una conferencia intergubernamental destinada a desarrollar un nuevo tratado creará algo menos que una constitución, el futuro tratado avanzará mucho más allá del actual Tratado de Niza -siempre que las cosas salgan de acuerdo con lo que se ha acordado-. Pero todavía es necesario superar dos escollos importantes: la conferencia intergubernamental y la ratificación a través de los parlamentos nacionales o mediante un referendo en todos los Estados miembro.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/4tvEL1R/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.