El fin de comenzar a terminar con la pobreza

Con el Presidente Bush en la mesa, los “maestros del artificio mediático” que tienden un brillante halo sobre todas su acciones tienen poca necesidad de rebajar las expectativas acerca del resultado de la reunión del G-8 en Escocia. Cualquier acuerdo sería visto como un logro de importancia. La cancelación de la deuda multilateral de los países más pobres del mundo, gracias a la iniciativa británica, es aún así especialmente bienvenida.

El acuerdo por parte del G-8 de aliviar la deuda es un acontecimiento de envergadura, pero no debemos dejarnos engañar por la aparente magnanimidad del gesto: gran parte de la deuda no habría sido pagada de todos modos. Se necesita un mayor alivio de la carga de la deuda, que abarque a más países y más deuda (incluida la deuda bilateral). Pero esto debería verse apenas como un comienzo. Como Inglaterra misma lo ha hecho notar, los países en desarrollo necesitan más ayuda y un régimen internacional de comercio más justo.

Quizás no sea de sorprender que el FMI haya intentado aplicar paños fríos sobre el entusiasmo internacional hacia su generosidad. Ha advertido que nuevos estudios sugieren que, en general, la ayuda no conduce a un crecimiento más rápido.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/uC8g1Ks/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.