Los peligros del desarme nuclear

MOSCÚ – Rusia y los Estados Unidos han firmado un nuevo tratado de reducción de armas nucleares estratégicas (START). Oficialmente, en virtud del tratado reducirán su armamento en un tercio; de hecho, cada parte únicamente desmantelará unas docenas.

No obstante, el tratado es un logro considerable. Con ese instrumento se normalizan las relaciones políticas entre los dos países, y de ese modo se facilitan la cooperación y los acercamientos futuros.

El retorno de las armas nucleares estratégicas al centro de la política mundial aumenta el peso político de Rusia y pone de relieve el área en el que el país todavía puede imponerse como superpotencia. También da un impulso político a Barack Obama, a quien se considera el presidente estadounidense más constructivo y progresista en décadas y posiblemente en los años por venir.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/ZyUyxyB/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.