0

La crisis de la izquierda

Tras una serie de fracasos electorales en todo el mundo, la izquierda está en crisis. Para recuperar su fuerza, algunos de sus miembros hablan de la necesidad de un retorno a las raíces históricas de sus partidos. Otros argumentan que es necesario abandonar los viejos mitos y realizar audaces reformas.

Este debate está teniendo lugar no sólo en Francia después de la derrota de los socialistas en abril último. También caracteriza a la situación política de EEUU después de la derrota de los demócratas en las elecciones de mitad de periodo de noviembre pasado. Ambos partidos enfrentan un dilema similar, y este es precisamente mi punto: que la crisis que enfrenta la izquierda es profunda y fundamental.

En el pasado, la izquierda estaba dotada de su propia ideología y teoría económica. El mecanismo económico fundamental que determinaba cómo funcionaba el mundo era la lucha por los ingresos entre trabajadores y capitalistas. Con esta visión del mundo marcada por el "nosotros contra ellos", no era difícil lograr votantes, desde los menos privilegiados hasta la clase media asalariada, más que suficiente para que la izquierda se asegurara mayorías electorales.

Pero el mundo ha cambiado y la vieja visión de la izquierda simplemente ya no se puede aplicar. La mayor competencia dentro y entre los países ha disminuido los ingresos disponibles. El capital financiero puede cruzar las fronteras con mucha mayor facilidad y el capital físico se puede reubicar casi tan rápidamente. Los límites a la redistribución a través del mercado son mucho más estrictos: el intento de forzar el aumento de los ingresos puede hacer que las empresas se trasladen a países emergentes o, de lo contrario, arriesguen quedar en bancarrota.