Dean Rohrer

Los crímenes de Ratko Mladic

NUEVA YORK - Ratko Mladic es un hombre fácil de odiar. En su mejor momento, no sólo hablaba y se comportaba como un matón, sino también lo parecía: el tipo de psicópata de cuello robusto, ojos claros y malas maneras que gustosamente te extirparía las uñas solo por diversión. Además de muchas otras crueldades, el Carnicero de Bosnia fue el responsable, en el verano de 1995, de la muerte de unos 8.000 hombres y niños bosnios musulmanes desarmados en los bosques cercanos a Srebrenica.

Por todo eso, su detención en la localidad serbia de Lazarevo genera en la mayoría de nosotros tenemos un sentimiento de cálida satisfacción. Serbia ha ganado respeto internacional por este hecho, lo que debería acelerar su ingreso a la Unión Europea. Las antiguas víctimas de las fuerzas serbo-bosnias de Mladic  sentirán que al fin se hace un poco de justicia.

Sin embargo, el próximo juicio a Ratko Mladic da pie a algunas preguntas incómodas. ¿Por qué, en primer lugar, no puede ser sometido a juicio en Belgrado, en lugar de La Haya? ¿Y es realmente inteligente acusarlo de genocidio, además de crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/3MmQ0UM/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.