La seducción del César

El golpe de Estado del 28 de junio en Honduras fue un camino ilegal y anacrónico para impedir que el Presidente Manuel Zelaya realizara un referéndum para abrir camino a su eventual re-elección. Ese mismo día, en la Argentina, los Kirchner eran derrotados en elecciones legislativas con las que intentaban asegurarse la posibilidad de que uno de ellos fuera re-electo en 2011. Ambos sucesos tan diferentes—uno antidemocrático y el otro legítimoamp#45;amp#45; ponen de relieve un fenómeno que se extiende en la región con matices distintos: la tentación por encumbrar en el poder a nuevos Césares.

No se trata de una idea nueva, sino de una práctica que parecía ya superada y que renace con fuerza a lo largo y ancho de la región.

Ya en 1919 se había publicado con gran difusión continental la primera edición del “Cesarismo democrático” del sociólogo e historiador venezolano, Laureano Vallenilla Lanz. Con una racionalidad instrumental, y a favor de un sistema constitucional efectivo—en vez del escritoamp#45;amp#45;, Vallenilla reivindicó para Venezuela la idea del caudillo carismático y gendarme que concentrara el poder político y garantizara un determinado orden institucional. Hoy, a 90 años de aquella obra, pareciera que en Latinoamérica se reactualiza la idea del “buen César”.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/abrP1Hj/es;