12

¿Qué comunidad internacional?

NUEVA YORK – Cada vez que sucede algo malo – como por ejemplo que Irán se encuentre más cerca de poseer armas nucleares, Corea del Norte dispare otro misil, las muertes de personas civiles alcancen un nuevo hito sombrío en la guerra civil en Siria, los satélites revelen un porcentaje alarmante de deshielo del casquete polar –- algún funcionario gubernamental u observador hará un llamado a la comunidad internacional para que actúe. Sólo hay un problema: no existe una “comunidad internacional”.

Parte de la razón se desprende de la ausencia de un mecanismo para que “el mundo” llegue a unirse. La Asamblea General de las Naciones Unidas es el mecanismo que más se acerca, pero poco se puede esperar de una organización que equipara los Estados Unidos o China, con, por ejemplo, Fiji y Guinea-Bissau.

Por desgracia, no existe un acuerdo sobre la forma de actualizar el Consejo de Seguridad. Esfuerzos como el G-20 son bienvenidos, pero carecen de autoridad y capacidad, además de que se ven afectados por su tamaño excesivo. El resultado es el “dilema del multilateralismo”: la inclusión del mayor número de actores aumenta la legitimidad de una organización a expensas de su utilidad.

Para ser justos, aquellos que fundaron las Naciones Unidas después de la Segunda Guerra Mundial crearon el Consejo de Seguridad como el lugar en el que las grandes potencias se reúnan para determinar el destino del mundo. Pero incluso eso no ha funcionado como estaba previsto, en parte debido a que el mundo del año 2013 se parece muy poco al del año 1945. ¿Cómo si no se podría explicar que Gran Bretaña y Francia sean miembros permanentes con derecho a veto, y que Alemania, Japón o India no lo sean?