Las Anteojeras de los Izquierdistas

¿Es 1956 para la Izquierda? Bueno, pues sí.

En todo el mundo, la Izquierda cayó en confusión y crisis después del discurso en el que Khrushchev expuso en 1956 (algunos de) los crímenes de Stalin. No fueron sólo los miembros del Partido Comunista los que estaban pasmados ante las revelaciones de Khrushchev; los progresistas de todas las facciones -desde sindicalistas hasta trostkystas- se vieron forzados, si eran honestos y suficientemente valientes, a reconsiderar creencias arraigadas desde tiempo atrás.

Lo sucedido el 11 de septiembre ha llevado a quienes nos pensamos progresivos -quienes creen en la democracia, el feminismo, los derechos humanos y el socialismo- a una crisis del tipo de 1956. Con eso no quiero decir que los fundamentalistas islámicos que declararon la guerra a "los infieles" (incluyendo muchos de su propia gente) sean stalinistas (aunque los dos grupos ciertamente comparten algunas características). Pero sí quiero decir que debemos, si somos honestos y suficientemente valientes, reconsiderar muchas de las creencias que hemos tenido por largo tiempo. Para cuestionar la autoridad debemos ahora empezar por cuestionar la nuestra.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/eYIhZpk/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.