Margaret Scott

La paradoja de Berlusconi

ROMA - Una tormenta ha ocurrido en Italia. Otra, tal vez más grande, aún no ha comenzado.

No por vez primera, la política italiana es un paisaje de paradojas y oximorones. Así, un primer ministro que ganó el apoyo masivo de los votantes sólo hace dos años y medio, ganó las elecciones de mitad de período, sobrevivió a dos votos de confianza en el Parlamento y todavía goza de altos índices de aprobación se encuentra constantemente bajo presión.

Dieciséis años han pasado desde que Silvio Berlusconi, al mismo tiempo una bendición y una maldición para el pueblo italiano, hiciera su primera incursión en la arena política. Berlusconi ha estado en el poder durante ocho de esos años, aunque, como dice Giuliano Ferrara, director de Il Foglio, la percepción popular es que, dada su personalidad dominante, ha gobernado todo el tiempo. La era Berlusconi está llegando a su ocaso, pero su sol no quiere desaparecer del horizonte.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/QT66ers/es;